Clausula suelo

La cláusula suelo o suelo hipotecario es una cláusula contractual que establece un límite mínimo al interés variable de una hipoteca. Este límite se aplicará en la cuota de amortización aunque el tipo de interés baje. Es una cláusula que beneficia a la entidad bancaria y perjudica al particular ya que cuando los tipos bajan o el interés es negativo la cláusula suelo impide que se traslade esa rebaja del interés a la cuota mensual. Dependiendo las condiciones del contrato hipotecario, de su transparencia y claridad, puede considerarse la cláusula suelo como una cláusula abusiva, ilegal o nula; por lo tanto puede generar un fraude bancario susceptible de reclamación por parte del deudor (ya sea persona física o jurídica).12

En España las cláusulas suelo faltas de transparencia son ilegales. Se declaró su nulidad y carácter abusivo por sentencia del Tribunal Supremo de 9 de mayo de 2013; si bien el tribunal limitó la devolución de las cantidades ilegalmente cobradas por los bancos desde la fecha de la sentencia en adelante.34567

Sin embargo, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea dictaminó, en sentencia inapelable de 21 de diciembre de 2016,89​ en contra de la limitación de la retroactividad de la nulidad de la cláusulas suelo. Desde entonces se puede reclamar todo el dinero cobrado ilegalmente por las cláusulas suelo desde la firma de la hipoteca inmobiliaria.101112

 

EL CONTRATO PRIVADO DE REDUCCIÓN O MEJORA DEL TIPO DE INTERÉS.  

Tras la avalancha de reclamaciones que sufrió la banca por las cláusulas suelo, las entidades de crédito adoptaron una fórmula para evitar devolver lo cobrado de más. Diseñaron un modelo de contrato privado (que no tenía que ser intervenido por la notaría) ofreciendo a sus clientes una rebaja parcial de la cláusula suelo con la intención de invalidar la reclamación judicial del cliente. Esos contratos -suelen ser modelos que redactan los propios bancos- incluyen párrafos "autoinvalidantes" que explicitan que el cliente (el deudor) era perfecto conocedor de las condiciones financieras de su hipoteca, y que dichas condiciones financieras (incluídas las clásusulas suelo) fueron aceptadas y comprendidas desde su orígen. Afortunadamente la justicia empezó a cuestionar la legalidad de estos acuerdos hasta que la Sentencia del Tribunal Supremo, de 16 de Octubre de 2017, concluyó que "la falta de trasparencia de la cláusula suelo determina su nulidad absoluta por tener carácter de abusivo: luego no es posible su convalidación". Es decir, que este tipo de contrato privado ya no impide a los consumidores solicituar la nulidad absoluta de la cláusula suelo y la restitución de lo que el banco ha percibido indebidamente por su aplicación. 

Si este es su caso, si firmó un contrato privado con el banco, consúltenos. Vd. puede y debe reclamar su cláusula suelo al margen de lo que haya dispuesto en ese contrato pues es ilegal. Llámenos.

 

LAS CLAUSULAS SUELO TANTO A PARTICULARES COMO PARA EMPRESAS Y AUTÓNOMOS.

Tanto si eres un particular como autónomo, o persona jurídidca, en todos los casos, tienes derecho a reclamar la devolución de lo pagado de más por la imposición de la cláusula suelo en el contrato hipotecario. El empleado del banco tiende a confundir a estos colectivos sobre la imposibilidad de reclamar lo pagado de más. El argumento es que no sois consumidores particulares. Pero aún no siendo un particular la cláusula suelo puede ser declarada nula siempre y cuando podamos argumentar que hubo falta de transparencia informativa. Si este es su caso, si es usted autónomo o persona jurídica no dude en consultarnos. Es muy posible que proceda reclamar su cláusula suelo. Llámenos.