hace 10 meses

Rafael contrató una hipoteca con Unicaja con cláusula suelo. Reclamó extrajudicialmente la devolución de los intereses pagados de más por la imposición de la cláusula suelo. Y no le hicieron ningún caso, a pesar de haber reclamado incluso conforme a la normativa legal del año 2017. El banco inisistía en que sus reclamaciones eran improcedentes e inútiles. 

Finalmente, y por sentencia judicial, consiguió que le reconociesen sus derechos: Le devolvieron miles de euros pagados de más por la cláusula suelo, más una penalización extra impuesta al banco fruto de los intereses legales del dinero. Además, le suprimieron definitivamente la cláusula suelo por considerarla abusiva y falta de trasparencia. 


hace 1 año

Lucía contrató dos hipotecas con La Caixa. Ambas con cláusula suelo. Una de las hipotecas estaba cancelada. La otra deuda hipotecaria estaba en vigor. Reclamó extrajudicialmente a su banco la devolución de las cantidades pagadas de más por la imposición de las cláusulas suelo. La Caixa no quiso atender las reclamaciones extrajudiciales del cliente y este nos consultó y procedimos a iniciar dos reclamaciones judiciales.

Finalmente, y por sentencias judiciales, ganó ambas reclamaciones. Tanto la demanda interpuesta por su hipoteca cancelada como de la deuda hipotecaria que aún seguía pagando. 


hace 1 año

Mª José y Francisco, son un matrimonio joven con dos hijas pequeñas. Francisco ha trabajado durante muchos años en la construcción. Pero de repente, por la crisis, se ve sin trabajo. Ahora no pueden pagar la hipoteca de Unicaja, situación que les preocupa enormemente. Francisco cobra un subsidio de 426 €/mes y este es el único ingreso familiar.

Acudieron a nosotros y tras mediar con Unicaja, les mejoramos las condiciones de su préstamo (novamos la hipoteca): pagarán durante cinco años tan sólo 63 €/mes. Ahora pueden respirar porque conseguimos aliviar su precariedad familiar.


hace 1 año

María Julia, una mujer soltera de 57 años, con una hipoteca de 167.000 € en el Banco Santander, padece un accidente laboral y se ve incapacitada durante demasiado tiempo. Tanto que su Mutua le da el alta, pero ella aún no puede trabajar y por eso no percibe ingresos (no cobra su nómina ni puede pedir subsidios por enfermedad)

Conseguimos refinanciar sus deudas y poner la hipoteca al día, sin coste para ella, y que pague 90 €/mes durante cinco años.


hace 1 año

Margarita es una madre soltera con dos hijas a su cargo. La menor de cinco años. Percibe una ayuda de 426 €/mes que se le agotará en pocos meses. Insuficiente para vivir y pagar 700€/mes a La Caixa por una hipoteca de 150.000 €. Sus padres le avalan. Su situación es caótica.

Negociamos con la entidad la dación en pago de la vivienda, con la total liberación de la responsabilidad de sus padres, y un alquiler social.

Margarita se ha liberado de su responsabilidad hipotecaria y ahora vive en la misma vivienda en régimen de alquiler social pagando 132€ al mes. Su contrato de alquiler se firmó por cinco años.


hace 1 año

Antonio y María han decido romper su relación de pareja. Acuerdan que Antonio se dé de baja en el préstamo hipotecario. Negociamos con Ibercaja la posibilidad de dejar en el préstamo sólo a María procurando que no se viese perjudicada por las nuevas condiciones financieras. Gestionamos los trámites necesarios con la Notaría para firmar con el mínimo coste posible para ambos.

En menos de cuatro meses hemos resuelto el problema de esta pareja y, tras la extinción de condominio, liberamos al deudor divorciado de la carga financiera.


hace 1 año

José y Adriana son autónomos y propietarios de un negocio de restauración deficitario. Su endeudamiento es muy elevado, con cuotas atrasadas desde hace un año. Tienen dos hipotecas, una póliza de crédito vencida, y varias tarjetas de crédito totalmente dispuestas. Por la hipoteca de su casa en Cajamar, de 173.400 € pendientes, pagaban 790 €/mes. Por la hipoteca del negocio en Cajasur, de 295.050 € pendientes, pagaban 976 €/mes. Y en Unicaja tenían: una póliza de crédito, vencida y excedida, de 13.000 €; además de varias tarjetas de crédito, por un total 12.000.-€, que les costaban unos 1.000 €/mes.

Les ahorramos casi mil quinientos euros mensuales. Tras la refinanciación de deudas ahora pagan por todo 1.313 €/mes: 125 €/mes por la hipoteca de la casa que tendrán en carencia cinco años; 635 €/mes, por un año, tras la quita del interés suelo en su segunda hipoteca; y 553€/mes por un préstamo personal que agrupa las deudas de las tarjetas y la póliza.