Refinanciacion de deudas

Aquellos clientes, particulares o empresas, que han sufrido mermas significativas en sus ingresos (ya sea por la pérdida de las rentas del trabajo o por la falta de rendimientos empresariales) suelen padecer serias dificultades para atender sus compromisos de pago con el sistema financiero. Para resolver estas situaciones de impago suelen pedir aplazamientos de pago (incluso carencias de varios años), o abaratamientos de las cuotas de amortización -pidiendo reducciones de los tipos de interés o ampliaciones de plazo-. Como respuesta, la banca suele exigirles nuevos garantes -nuevos intervinientes, ya sean nuevos titulares o avalistas- y/o nuevas garantías patrimoniales (ya sea el bien un trastero o la vivienda habitual de tus padres). Además de ser soluciones peligrosas -por el riesgo que soportan los nuevos intervinientes de la deuda refinanciada- la banca suele imponer al deudor todos los gastos de la refinanciación solicitada: notaría, registro,... Sin embargo, hay otras soluciones legales que amparan a las familias y que debemos conocer. No debemos aceptar lo primero que nos ofrezcan. Consulta a un especialista. 

Por ejemplo, si eres un particular, y tienes deudas hipotecarias con la garantía de tu vivienda habitual, puedes pedir la refinanciación de tu préstamo hipotecario sin soportar los gastos inherentes a la modificación hipotecaria. Y además, puedes pedir: carencias de hasta cinco años, ampliación de la vida útil del préstamo hasta los cuarenta años, reducción de los tipos de interés, reunificación de operaciones (en el caso de que soportes varias deudas con la misma entidad crediticia), incluso quitas de la deuda pendiente de pago,...

Hay numerosas opciones a considerar que podrían beneficiarte. No dudes en consultarnos para estudiar tu caso. Tras años de trabajo hemos conseguido ayudar a numerosas familias cuya situación parecía incorregilble. Y también atendemos a empresas que necesiten sanear su endeudamiento financiero. Podemos ayudales a buscar financiación alternativa, reunificar deudas,... Hay muchas opciones que pueden permitirte sanear y mejorar las condiciones financieras de tus deudas en vigor,... ya sean deudas formalizadas con garantía hipotecaria o personal.